Archivo | Dálmata RSS feed for this section

Video de Dálmata

12 Abr

El Dálmata

12 Abr

Los dálmatas constituyen una raza de perro cuya característica principal es su piel cubierta por manchas, que, a pesar de la creencia popular, no tienen por qué ser negras, también los hay con manchas limón, marrón y posiblemente en otros colores o combinaciones debidos a fallos genéticos.Al nacer, la cría no tiene manchas, y conforme crece, las manchas van apareciendo por todo su cuerpo, este proceso termina en torno al primer año.

Apariencia

  • buena musculatura
  •  tamaño medio
  •  una gran resistencia
  • tiene un cuerpo similar al Pointer
  • el pelaje es duro, corto y denso, de color blanco con manchas negras o marrones situadas aleatoriamente
  • los pies son redondos con dedos bien arqueados y las uñas son blancas o del mismo color que las manchas
  • el nariz  es del mismo color que las manchas
  •  los ojos son marrón oscuro o ámbar
  •  las orejas son blandas, afinándose hacia la punta, las llevan dobladas sobre sí mismas cayendo hacia delante
  •  en general los dálmatas de raza fina tienen los ojos color marrón

Comportamiento

Debido a su historia como perros para acompañar carruajes, se trata de una raza que requiere actividad y ejercicio. Son veloces corredores con gran resistencia. En ambientes rurales, si se les deja rondar a sus anchas, es probable que den largos paseos y regresen al cabo de varios días. En un ambiente urbano esto es poco recomendable por lo que es mejor contener al animal. Su naturaleza energética y juguetona los hace excelentes compañeros para los niños, de quienes resisten un trato bastante brusco. Sin embargo es esencial que el ejemplar esté correctamente socializado y entrenado en el trato de niños, y a los niños se les muestre la manera correcta de jugar con el animal; como casi cualquier perro, el dálmata es perfectamente capaz de lastimar a un niño, aunque sea un juego inocente, y en particular a niños muy pequeños a los que pueden accidentalmente golpear o tirar.Se aburren fácilmente, se requiere estímulo constante, uso de premios, y el establecimiento de una correcta jerarquía de manada, técnicas que por lo general sólo están al alcance de entrenadores experimentados.